Innovación


Aulas globales

el .

Los profesores asistentes al Conecta-TE Explorando del pasado 25 de agosto vivieron una experiencia de aula global liderada por el profesor Sebastián Bitar, de la Escuela de Gobierno. Por primera vez en este año, un profesor se unió a Conecta-TE para planear en conjunto el taller.

Este año, el profesor Sebastián Bitar decidió hacer de su curso “Análisis de problemas globales” un aula global. Es decir, un espacio en el que estudiantes de diferentes lugares del mundo interactúan, comparten conocimientos y enriquecen su proceso de aprendizaje con diferentes puntos de vista. Se juntó a su colega Javier Corrales, de la Amherst College, para que estudiantes de Estados Unidos y Colombia hicieran equipos binacionales y crearan una comunidad global de aprendizaje.

“Más que contarles mi experiencia quiero que la vivan.”

Sebastián Bitar – Profesor de la Escuela de Gobierno

Al ser uno de los pioneros en implementar esta iniciativa, Bitar quiso compartir su experiencia y mostrar las posibilidades de nuevos ambientes pedagógicos. Junto al equipo de Conecta-TE, diseñó un taller pensado para que profesores de Los Andes y de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, ubicados en distintas ciudades, compartieran conocimientos de mercado bajo una estrategia de aula global durante una hora.

Bitar aprovechó una simulación que utiliza en sus clases e involucró a los participantes en un juego marítimo. Cada profesor era un emprendedor pesquero y tenía que tomar decisiones relacionadas con sus barcos (compra, venta o construcción) y su pesca (en puerto/sin pesca, en la costa o en alta mar). Cada jugador tenía asignado un océano y cada océano tenía personas de Los Andes, de la Tadeo en Bogotá y de la Tadeo en Cartagena. Para que el mercado funcionara, los jugadores tenían que interactuar en un chat. Al final de las rondas se podía ver el resultado de sus decisiones.

Con este ejercicio, el profesor quiso reconocer las posibilidades que ofrece la tecnología desde el punto de vista educativo, mostrar la importancia de propiciar discusiones que generen conocimiento compartido e incentivar a sus colegas a perderle el miedo a la innovación pedagógica.

“Esto es experimentación, innovación y, por lo tanto, fracaso. Uno tiene que estar abierto a fracasar vergonzosamente en frente de sus estudiantes, de sus pares, de la universidad, pero es que si no no vamos a innovar. Entonces hay que estar aprendiendo y hay que hacerlo bien, hay que tener el objetivo de estar mejorando.”

Sebastián Bitar – Profesor de la Escuela de Gobierno

Para finalizar la sesión, algunos profesores de la Tadeo que también han innovado con aulas globales compartieron su experiencia, sus éxitos y fracasos con sus colegas de ambas universidades.